martes, 25 de mayo de 2010

FELIZ 84 CUMPLEAÑOS, JEFAZO!!! : Estés donde estés, tú música ya está para siempre en nuestros oídos; en las enciclopedias; en la HISTORIA!!!

A mí me gusta imaginarne a MDD tercero (MILES DAVIS por siempre jamás, que es de quien hablo) a sus 84 años, que los cumpliría mañana 26 de mayo, dedicado a sus lienzos, a su pintura, que era su segunda gran aficion artística, sin abandonar nunca la música, con colaboraciones esporádicas con Guru, Prince, y otras luminarias semejantes, y de vez en cuando agún concierto de eterno retorno.

La figura de MILES ha sido tan glosada, polémica, destripada y analizada, que a la hora de abrir esta columnna uno dudaba entre una simple línea que dijera "descanse en paz el mayor genio musical del Siglo XX", o contar mis experiencias y vivencias con MDD. Lo que estaba descartado era una biografía elegíaca al uso, para eso ya tenemos las biblotecas y enciclopedias de medio mundo atiborradas.

Cuando uno tiene más de 80 discos de MILES en versión original (contando las cajas de 8 Cds como 8, y así, evidentemente) y le ha dado la vuelta por la diestra y siniestra, y ha pasado literalmente en varias ocasiones meses sumergido en su mundo,la objetividad, que nunca ha sido característica de este blog, campa por su ausencia.



Mi primer disco suyo fué, para variar "Kind Of Blue". Yo aún era un proto-heavy adolescente, y tamaña descarga de belleza me dejó las neuronas fritas. Era una edición barata, ni respetaba la portada original, y le remasterización era una basura, pero uno aún la conserva, por simple valor sentimental. Recuerdo que en aquella misma época descubrí a Julio Cortazar, y como mi exiguo presupuesto no me daba para comprar algo de Bird, pasaba las horas vivas leyendo "El Perseguidor" y escuchando "kind of Blue", intentando (y en muchos momentos consiguiendo) hacerme a la idea de lo que era la vida en el Jazz, la vida en el filo, el interior de una sesión de grabación...Aquella fué mi reconexión con el espíritu de mi abuelo, que ya os he contado que fué batería de Jazz. Reconexión que no ha cesado hasta hoy.

Luego uno pasó por sus épocas Lesterianas y Coltranianas, pero siempre un disco u otro de Miles se iba añadiendo a la colección. Hasta que hará no mucho, menos de 10 años, me dije "aquí hay mucho más de lo que parece, vamos a lanzarnos a tumba abierta". Y aprovechando pasados y gloriosos tiempos de bonanza económica, según escuchaba alguna época el cuerpo me pedía otra y otra, y hasta aquí hemos llegado, que no soy consciente de si me falta algún disco suyo salvo la carísima edición integra de Montreux y la inencontrable del "Plugged Nickel".

Cientos de Miles de niños llamados Miles

Davis hizo gala siempre de su negritud: racística, social y musical. Pero es que casi ni siquiera le hacía falta: era el músico más importante de la historia del Jazz, era el personaje por quien alquien podía gastarse 10.000$ en taxi si recibía un llamada suya de "mañana a las 8 te quiero en el estudio de grabación", y era NEGRO. Y no es una exageración el titular en negrita que encabeza esta entradilla. Entre los años '60 y los '80 fueron cientos de miles los niños de raza negra del mundo entero que recibieron el nombre de Miles, e incluso el más explícito aún de Miles Davis.

"Cambié la historia de la música 4 ó 5 veces"

A estas alturas de la película no vamos a andarnos con paños calientes diciendo que Miles no era un cabrón chulo y ególatra. Pero con matices: alguien que no basa su carrera musical en su propia persona sino que en cada momento sabe qué músicos necesita para dar el siguiente paso, debe de tener significativas dosis de modestia, ya que todos somos un misterio muchas veces incoherente. Y eso de "yo cambié la música 4 ó 5 veces", hace poco, que le metí el mayor repaso de mi vida a su discografía para seleccionar al menos 4 discos representativos de su carrera para una amiga, me encontré con más de 10 épocas!!!
Sólo en 1970, sus 4 discos en directo, con formaciones diferentes que le duraban un mes escaso, ya son 4 estilos diferentes.

Creo recordar que en este mismo blog, no hace mucho, dije algo así como "huid de todo lo grabado en los '80, no me gusta ni a mí". Pues le presento a Miles Dewey Davis mi más sincero arrepentimiento y avergonzada mirada al pasado, y os pido que hagais caso omiso de tal recomendación. Uno se ha metido a fondo en aquella época final de su carrera, y teniendo en cuenta que por entonces estaba tan obsesionado por la música de Prince como lo estuvo por la de Jimi Hendrix y Sly Stone en la transición '60-'70, ha captado y comprendido muchas cosas y ha llegado a apreciar enormemente discos como "Decoy" o "You're Under Arrest". Por no hablar de los gloriosos "We Want Miles" y el póstumo "Live Around The World".

"La música tiene que ver con el espíritu y con lo espiritual, y con el sentimiento. Lo que nosotros tocábamos juntos tenía que surgir de algún lugar, en el aire, porque cuando lo tocábamos, todo aquello era mágico, era espiritual"

"Siempre hay que mirar al futuro, pero sin ovidar el pasado"

Es posible que vuelva a hablar de Miles, porque lo que siento por él está más cercano de la fé que de la devoción, y aún me queda hablaros al menos de lo que significan para mi alma mis 2 épocas favoritas de su música: el "Segundo Gran Quinteto" (1965-1968, Wayne Shorter, Herbie Hancock, Ron Carter, Tony Williams); y todo lo que va entre Bitches Brew y Pangaea/Agartha. Y es que aún me descojono cada vez que leo que tocó siempre en una manera introspectiva y con sordina. O yo soy sordo como una cebolla, o hay mucho milesiano que no quiere ver la verdad e ignora lo que no le conviene.

QUE NO DESCANSE EN PAZ, QUE NO DESCANSE NUNCA, QUE CUANDO LLEGUEMOS AL INFIERNO NOS ENCONTREMOS 2 DOCENITAS DE DISCOS SUYOS NUEVOS!!!!

MILES, TE QUIERO!!!

2 comentarios:

  1. vello amigo blueseiro
    noiraboa polo espacio pois
    o teu corazon debe ser negro
    e o miles que non descanse pois
    pero nen no inferno nen no ceo
    que son chingadeiras cristians
    supoño que os negros tamen terán
    o seu inframundo
    ahi estará a tocar o vello miles

    unha aperta

    ResponderEliminar
  2. Un gusto leer tus columnas tio, si señor!!

    ResponderEliminar