jueves, 20 de mayo de 2010

LUCKY PETERSON: ¿El verdadero GIGANTE de nuestros -casi pasados- tiempos? (I)

Lo de (I) es porque a ésta seguirán otras columnas sobre esta figura, que, que carajo, se lo merece !!! Tengo la impresión de que no se le está haciendo toda la justicia que se le debe. En el "club" de nuevos talentos no hablé de él porque ya tiene 46 tacos (edad magnífica para esta música) y porque a los 5 ya actuó en el Show de Ed Sullivan, o sea que es un niño prodigio que no me cabía en aquel "cajón de sastre".

Pero es que Lucky es una institución en si misma (ahora mismo escucho como se apropió del "Revolution" de The Beatles y pienso: hacen falta bemoles para llevar totalmente a tu terreno una canción casi perfecta de un grupo casi perfecto) a la que no cabe meter en ningún saco. Ya os habreis dado que cuenta de que la objetividad no es una de las virtudes de este blog, y por Lucky Peterson siento una devoción especial. Devoción que, intentado ser objetivo, se basa en su perfecta y totalmente natural fusión de casi todos los estilos de música negra: Blues, Soul, Rhythm & Blues, Funk, y lo que le echen. Y, sobre todo, con GRANDES CANCIONES, ya sean propias o versioneadas. Y, en mi opinión, las grandes canciones son lo que distinguen a un maestro de quien no lo es...Por eso Willie Dixon ocupa el lugar que ocupa en la historia de esta nuestra pasión.

Ahora el señor Peterson anda semi-retirado, haciendo alguna pequeña gira ,pero dedicándose sobre todo a tocar música para su iglesia, y es que yo no sé qué fascinación ejercen esas iglesias medio sectarias sobre la población afro-americana. Pero volverá !!, me apuesto en el tema unas copias de su disco de retorno por la puerta grande. De entrada el año pasado y en el 2007 ya colaboró en sendos discos, uno de ellos con si hermana, y esa es la antesala...

Y si por desgracia no vuelve, nos queda el legado de los 20 años que mantuvo actividad incesante, y cuyos comentarios iran apareciendo por aquí en asucesivas entregas.

El tiempo lo colocará en el panteón donde se merece, y en el Siglo XXIV se seguirá hablando de el...

No hay comentarios:

Publicar un comentario