domingo, 16 de mayo de 2010

PLEASE WELCOME, WITH HIS BAND, RORY GALLAGHER !!!

Pocos principios tan concretos y demoledores han abierto un disco en directo (un GLORIOSO disco en directo) en toda la historia. Para mí, sólo comparable a ese mítico "Hello Chicago, would you please welcome from the England, U.F.O." que abre el alucinante "Strangers in the Night (A double live Album)" de los ya citados UFO, una de las bandas de Hard setentero objeto de adoración del autor, y que si la palabra "infravaloración" tuviera un logotipo sería el diseñado por Hipgnosis para esta maravilla de banda.

Volviendo al disco que nos ocupa, cuando la ronca voz termina la presentación y Rory ataca el Riff de Shinkicker, uno ya sabe que está ante algo de proporciones descomunales. El sonido es sucio y ligeramente embarullado en su medida justa, porque, tratandose de una compilación de toda la gira '79-'80 del Irlandés (aunque parece en su totalidad un sudoroso y destructor concierto), y con la tecnología ya existente en aquellos años, uno da por descontado que Mr. Gallagher quiso ese sonido a proposito. No habiendo sido rechazado por la anti-dinosaúrica explosión punk del '77, y habiendo sido aceptado como un precursor por la nueva generación metálica de las Islas, el caballero de la eterna cazadora vaquera quiso decir "Quereis caña? Pues aquí estoy yo!!" Yo todavía me sorprendo y casi cabreo cuando leo barbaridades del calibre de que fué una jugada comercial para aprovechar el tirón de la NWOBHM. Vale que sus directos anteriores no son tan cañeros, pero eran otros tiempos, otro repertorio, y aún y todo contienen momentos de dureza similar a la de "Stage Struck". Y basta con hacerse un pequeño tour por youtube y ver los numerosísimos videos existentes de todos los '70 en Power Trio para darse cuenta de que este hombre nunca se anduvo por las ramas y sus actuaciones eran catárticas confirmaciones -o iniciaciones- a un blues más cercano a un Rock Duro que al blues acústico (en el cual también, con cuentagotas, era un maestro).

Que siento debilidad por Rory es evidente desde las primeras y hasta las últimas fotos del blog, que este disco quizás lo haya escuchado en torno a las 500 veces es algo que os ruego me creais (ahora me han jodido añadiendo 2 temas en pleno medio en la re-edición en CD, porque me sabía cada nota...). El caso es que este es un disco para vinilo, para llegar al final de la Cara A y decir "quiero más pero no sé si debo, no sé si podre resistirlo". Pero se resiste, una y mil veces, y si, como es mi caso, uno se acaba haciendo con toda su discografía y disfrutando de la enorme versatilidad y consistencia del Irish Bluesman que murió demasiado pronto (y como nunca quiso ser famoso tampoco se convirtió en mito), pùes cada 14 de Junio se convierte en una fiesta -es lo que él hubiera querido- que se abre con el ENORME Riff de "Big Guns". Y este año se cumple el 15 aniversario de su muerte, o sea que estais advertidos y amenazados de que ésta no va a ser ni la primera ni la segunda ni la tercera vez que las camisas de cuadros hagan su aparición por aquí.

No voy a citar el repertorio, para eso ya teneis el disco (los afortunados o a los que haya convencido, jeje) o allmusic: pero cuando encadenas barbaridades de "Brute Force & Ignorance" y "Moonchild" en la cara A y cierras el vinilo con "The last of the Indepedents" y "Shadow Play", o has ganado un fan para toda la vida o has asustado para siempre a un oído sensible. Yo soy de los afortunados.

PD: Hoy justo se cumple una semana de la muerte de Lena Horne. Ni una lagrimilla, murió a los 92 después de una vida plena de momentos felices y desgraciados, lo que debe de ser una vida. Le estoy preparando un obituario (lo cual ni me hace gracia ni es mi especialidad) que publicaré esta semana. Que descanse en paz y encuentre un mundo racialmente justo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario