sábado, 7 de agosto de 2010

En defensa de las "Blowing Sessions" del sello PRESTIGE:

He decidido abrir esta columna porque llevo varios días literalmente "colgado" con un disco que acabo de adquirir baratito, de Prestige , llamado "All Day Long", re-editado por Fantasy a nombre de Kenny Burrell y Donald Byrd (desconozco si esa fue la edición original, pues en la portada los nombres de todos los músicos aparecen en el mismo tamaño, pero creo que en principio apareció sólo a nombre de Burrell, explicable como veremos después). Pero vamos, la formación es un All-Star en plena regla:

FRANK FOSTER: Saxo tenor
DONALD BYRD: Trompeta
KENNY BURRELL: Guitarra
TOMMY FLANAGAN: Piano
DOUG WATKINS: Contrabajo
ART TAYLOR: Batería

Ya estábamos en 1957, casi aún albores del Hard-Bop que iluminaría el resto de los '50 y una buena parte de los '60, y que ha llegado hasta nuestros días prácticamente considerado como la corriente "mainstream" del Jazz.

Este disco es una muestra clásica de una "Blowing session" de Prestige , pero para los no iniciados vayamos con la explicación y el porqué me apasionan:

PRESTIGE era y sigue siendo para los historiadores del Jazz un sello con bastante "mala fama". Parte de razón no les falta: era considerado "el sello de los yonkies", porque pagaba en metálico justo acabar la sesión, y era una cómoda manera de que la desgraciada plaga de músicos heroinómanos post-Charlie Parker pudieran ganarse un dinerillo fácil y rápido para su droga. No pagaban los ensayos, sólo la sesión. Y las sesiones, por tanto solían ser muy improvisadas. Pero el Jazz es improvisación, así que este sello nos dejó (sobre todo en los '50 y '60) una joya tras otra. Baste decir que aquí fue donde "se hicieron grandes" SONNY ROLLINS, JOHN COLTRANE y MILES DAVIS, con 8, 9, y 13 LPs por cabeza, creo recordar, más las innumerable apariciones como "sideman" de 'Trane y Rollins. Al final, como lo que nos queda es la música, yo considero a Prestige uno de las discográficas más importantes del Jazz.

Las "Blowing Sessions" ("sesiones de soplar" o algo así sería la traducción) consistían en que el líder de la sesión reclutaba a un grupo de músicos o trabajaba con sus habituales, y llegaban a la sesión con unos temas casi sólo esbozados y muy sencillos, generalmente Riffs basados en la forma Blues o variaciones sobre el inagotable filón de "I got Rhythm", y se solía completar con algún standard. La razón por la que me gustan tanto es porque ya estábamos en tiempos del LP y los temas podían ser muy largos, con un montón de coros para la improvisación del solista de turno, músicos de altísimo nivel (la nómina de nombres que pasaron por Prestige es un "Who's Who" de los '50 y '60), lo cual convertían estas sesiones en un disfrute continuo de las prodigiosas ideas melódicas de los saxos, guitarras, pianos... El ritmo básico solía ser muy sencillo y "swingeante", pero lo que se cocía por arriba era de órdago!!!

En el disco que me ha llevado a abrir este articulillo, Kenny Burrell reclutó a los músicos, entraron al estudio el 4 de Enero del '57, y toda la primera cara estuvo ocupada por un enorme (en todos los sentidos) tema de 18 mínutos, original de Burrell, y llamado como el álbum. El solo de guitarra del "jefe" es verdaderamente impresionante, de los de crear conversos. La cara "B" la ocupan dos originales de Donald Byrd y otros dos de Frank Foster. En conjunto, una joya de disco si lo que buscas no es innovación sino mover los pies y la cabeza al ritmo de la música y alucinar con la habilidad como solista de cada músico.

Soy un hard-bopper de corazón, lo confieso, aunque me gustan muchas otras cosas dentro del Jazz. Pero recuerdo perfectamente cuando me empecé a meter en esto del Jazz, hará como 20 años. Mis primeros discos fueron -por supuesto- "Kind of Blue" y el "Uptown" de Ellington. Luego cayeron un par de recopilatorios de Roy Eldridge y Ben Webster, y sí, todo me gustaba, pero de alguna forma "no era" lo que yo andaba buscando. Recuerdo perfectamente el día que me compré -por fín- un recopilatorio de Art Blakey, llegué a casa con mi novia de entonces, puse el disco en el -por aquellos días típico- combo de radio, doble pletina y CD, y a los 2 minutos caí rendido diciendo "Sí !!! Esto es lo que buscaba !!!". He buceado en muchas otras cosas, pero un buen y típico "Blue Note o "Prestige" es lo que más me pone las pilas...Paradójico habiendo mamado de un abuelo swinger puro...

Bueno, esto es todo por hoy. Os debo columnillas sobre Ella Fitzgerald (especialmente sus infravaloradísimos discos con Joe Pass), Lucky Peterson, Whitesnake-Lizzy, y no me olvido, pero como buen aficionado al Jazz voy improvisando y viviendo el día a día.

FELICES VACACIONES A LOS QUE ESTEIS EN ELLAS!!!

2 comentarios:

  1. Si señor, buena columna, coincidimos en muchos músicos, pero yo no alcanzo ni por asomo tu saber jazzistico. Un gran placer leerte. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Jo, Ned, gracias por tus siempre elogiosos comentarios, me ruborizas!!! Se me pondria el ego como John Wayne si yo tuviera esa clase de egolatría. ¿Saber Jazzistico? Un aficionado de 3ª clase soy todavia, Si te interesa el tema, vete al foro de "Jazzitis" y allí sí que la gente controla!! Yo sobre todo estoy allí para aprender...lo digo por si te interesa...Un saludazo!!!

    ResponderEliminar