martes, 5 de octubre de 2010

El BLUES y el HARD-BOP

(Sólo para aquellos blueseros quizas no iniciados en el Jazz)

Que el Blues y el Jazz son por lo menos primos hermanos y se han influido de forma contiuada, es algo que simplemente ES, y ya está. Pero quizá nunca se ha evidenciado tanto la influencia del Blues sobre su primo como en los años '50 y '60, la era dorada del Hard-Bop, que acabó de hecho convirtiéndose en el "mainstream" del Jazz. El Hard-Bop es en parte una continuación y en parte una respuesta al reinado del Be-Bop. Los músicos Hard consideraban que con el Be-Bop se había perdido en demasía la Raiz Blues del Jazz (y el gospel también, hay cada instrumental gospel de aquella época a-co-jo-nan-te), y significó a la vez un avance hacia un nuevo terreno y un retorno a las raíces más primitivas.

Los temas de Hard-Bop suelen ser sencillos en su concepción: exposición del tema, sucesivos solos, quizás unos intercambios de cuatros, vuelta al tema, y final. La mayoría de temas evidencian raices Blues, y una buena montonera de ellos son puros 12 compases. O sea que creo que a cualquier bluesero de pro le puede gustar mucho este género si no lo conoce, por eso lo incluyo aquí. Y la clave está en los sucesivos solos, generalmente de saxo tenor, trompeta y piano (El HB por excelencia está formado por quintetos de saxo tenor, trompeta, piano, contrabajo y batería; aunque puede haber una no desdeñable proporción de formaciones que van desde el trío al sexteto o más). Esos solos a los que hacía referencia, yo es que no sé qué les echaban en la bebida a aquella generación, pero hay docenas y docenas de improvisadores fastuosos. Si sumamos esa +ó- evidente raiz bluesera, con los increíbles solos, pues tenemos una gozada absoluta y muy enganchosa.

No tengo la más mínima intención de convertir esto en la guía telefónica, pero un breve listado de artistas con los que iniciarse el neófito, lo considero necesario. De entrada, un buen bocado de todo lo que grabaron los sellos Blue Note y Prestige durante los '50 y '60 se adscribe absolutamente al estilo. Luego tenemos a los dos grandes "popes": Art Blakey y Horace Silver, fieles al HB toda su larga carrera, como uno de mis ídolos absolutos al Tenor: Hank Mobley.
O también podemos empezar por los 4 míticos álbumes del Quinteto de Miles Davis (Cookin', Relaxin', Workin' y Steamin'), grabados en 2 únicas sesiones para finiquitar su contrato con Prestige. Le acompañaban, casi ná, John Coltrane, Red Garland, Paul Chambers y Philly Joe Jones. Es una de las piedras filosofales del Jazz, y me parece que los acaban de re-editar a precios tirados. Mucha base Blues encontraréis en ellos, y es un Jazz muy asequible para quien sea ajeno - o casi- al estilo.

Pues bien, ésta no era una de las columnillas prometidas ayer, pero se me ha ocurrido ecuchando un directo de Horace Silver y hasta el cyber me he bajado disfrutando al fin de la lluvia!!! Aún sigo sin "bicho" en casa, pero yo creo que para el Jueves lo tengo.

Felices noches o despertares!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario