lunes, 6 de diciembre de 2010

EDITH PIAF: La mujer del “Blue” que nunca cantó un Blues.

¿La Billie Holiday Francesa? Sus rangos vocales eran absolutamente diferentes (aunque la esencia de ellos era igual), sus estilos musicales estaban separados por distancias interplanetarias...Billie si cantó algunos Blues puros, aunque con escasa frecuencia, por desgracia. ¿Porque a Norman Granz no se le ocurrió, durante la larga estancia de Lady Day en Verve, prepararle unas sesiones exclusivas de Blues? Hubiera sido fastuoso!!!

Del Jazz a la Chanson Française va un mundo, pero estas 2 mujeres son, de las muchísimas cantantes que he escuchado, las que me producen una mayor sensación de melancolía, una tristeza limpia y casi agradable.

Esta columna viene a cuento porque llevo unos días que no me separo medio metro de mis 8 ó 10 discos de Edith Piaf. Y la veo una conexión con el Blues y el Jazz que está en lo espiritual, no en la forma.

La vida de la Piaf tampoco fué facil, casi tan trágica como la de Billie.Y eso se trasmite en sus canciones, siempre hablando de perdedores y marginales. Y sobre todo en su interpretación, cargada de una afliccción, una amargura y una pesadumbre que pocas cantantes de cualquier género pueden transmitir. O ninguna aparte de mi querida Billie.

Sé que no estoy sólo en la creencia en este paralelismo, pues el mismísimo Wynton Marsalis (acompañado de Richard Galliano) tiene un álbum llamado “From Billie Holiday to Edith Piaf: Live in Marciac” donde versionea temas de ambas.

 Otro a la lista de discos a conseguir, que andará por los 3.000 ó 4.000 (pero como pienso vivir hasta los 180 años en plenitud de facultades... ;-) )

Si naces en plena calle y tu padre abandona a tu madre en el momento de tu nacimiento, está claro que has nacido bajo un mal signo.Si te crías con tu abuela que te amamanta con vino en vez de leche, y si tienes una única hija que muere a los 2 años; si tu vida sentimental es tal desastre que te vuelves adicta a la morfina, y tu personal deterioro en la salud marca los últimos años de tu vida y mueres antes de los 50...para que seguir...

Es por esa maldición desde su nacimiento y en toda su vida lo que hace que cuando Edith Piaf canta una de sus numerosísimas canciones tristes, el mundo se detiene. Tal es la profundidad de sentimientos que nos transmite. En el sentido más absoluto, INTERPRETA, como dije antes, sus canciones. Al insistir sobre esta palabra, lo que quiero decir es que trasmite en cada palabra la dureza y desesperación de los personajes de los que habla, que ella vé como reflejos más pálidos o más realistas de su propia vida. Y esa exagerada pronunciación francesa, que era una parte más de su actuación, ayuda a la rotura y desesperanza de los temas que canta. No hace falta saber una palabra de francés para sentir en todos los nervios de tu cuerpo la angustia con que entona, angustia que está viviendo ella misma. Su voz era un instrumento tan perfecto como pocos he escuchado; no en el sentido ortodoxo del término -aunque tenía una gran voz- sino en la tranmision del dolor y la tristeza, y también de la pasión.

Si no conoceis a esta pedazo de artista, hay miles de recopilatorios a buen precio. Simplemente os recomiendo éste porque fue por donde yo empecé, y es fantástico, con todos sus clásicos.


              "The voice of the sparrow: the very best of Edith Piaf"

Descanse en paz la voz francesa. el gorrión que siempre tendrá un gran lugar en la historia de la música, por su verdadera importancia y su magnífico repertorio de enormes clásicos. Ya es leyenda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario