lunes, 7 de febrero de 2011

No me creereis si os digo que estoy al borde de las lágrimas mientras escucho "OUT IN THE FIELDS"...

...el último intento de Gary de resucitar musicalmente (y en todos los aspectos), a Lynnott. Para mí no sólo ha muerto Gary, también ha muerto el último vínculo musical de primer fila y real (hoy no es día para insultar a Scott Gorham y John Sykes) que nos quedaba con los auténticos Lizzy.

Suena la preciosa "Parisienne Walkways", y es señal de que el show ha terminado. Pero dicen que nadie muere de verdad mientras alguien le recuerde. Forever and ever, Gary in our Heart and Soul.

Perdonad las incogruencias de hoy, estoy realmente afectado, de verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario