martes, 15 de noviembre de 2011

CHARLIE CHRISTIAN: Morir joven a veces SI justifica la leyenda

(como en el caso de Eric Dolphy o Clifford Brown, p.ej.).

Hoy me he levantando swingueante, así que vamos con una de sus leyendas (que también estuvo en los orígenes del bop).

Charlie nació en Julio del 26 y murió en marzo del '42. Tan solo 25 años le bastaron para revolucionar totalmente el papel de la guitarra eléctrica en el Jazz. Bueno, realmente fue en sus últimos 3 años de vida cuando puso patas arriba el rol guitarrístico. Guitarristas eléctricos ya había habido antes, pero casi ninguno de ellos se había erigido en solista, siendo Freddie Green el ejemplo paradigmático de integración en la sección ritmica (la de Count Basie). Pero Charlie Christian asumió el reto (reto que ya había asumido ates Django Reinhardt, pero con la acústica), y acertó, destacando sobremanera en los diferentes combos pequeños (generalmente sextetos) que formaba Benny Goodman, con quien trabajó esos últimos 3 años.

Fue tal su influencia, que llegó a Oscar Moore, guitarrista que había empezado 2 años antes que él, en el trío de Nat 'King'Cole.

Yo creo que, si habeis seguido el blog, os habreis dado cuenta de que casi nunca hablo de niñeces y adolescencias, salvo que tengan realmente importancia. Pero la historia de Christian con los instrumentos es bastante curiosa: primero fue bailarin, luego aprendió a tocar la guitarra de su padre; en la banda de la escuela quería tocar el saxofón, pero la directora quería que tocara la trompeta, y Charlie temía que que eso dstrozara sus labios. Así que paso de todo y se dedicó al futbol (americano, claro), deporte en el que cuentan que era excelente.

Al final, afortunadamente, se dedicó a la guitarra eléctrica.


Durante buena parte de los años '30 no hizo nada reseñable a nivel de grabaciones, pero sí aprendió de su hermano, pianista y director de banda en Oklahoma, y del guitarrista de la banda, e hizo giras por el medio oeste o conciertos en su ciudad, Oklahoma (descononozco si giraba con banda o en solitario).

Alrededor de 1936 ó 37 se empezó a generar una fama boca-a-boca, después de haber aprendido...del mismísimo inventor de la guitarra amplificada, Eddie Durham. Y el boca-boca llegó a "las altas esferas" cuando la famosa pianista Mary Lou Williams recomendo a Charlie al gran hombre entre los productores: John Hammond. (No tengo formación musical, por tanto no os puedo decir que era un revolucionario  por su empleo de las semicorcheas, ni nada parecido).

En el '39 hizo una audición para Hammond, quien quedó realmente impresionado y se lo recomendo a una de las más grandes figuras del momento: BENNY GOODMAN.

Y ya saltamos a los -desgraciadamente- pocos años de gloria de Charlie. Una pequeña parte os la he contado al principio.

Goodman tenía problemas (que le importaban un pimiento), por tener una banda inter-racial, y además no eran músicos negros "de adorno" precisamente, sino gente como el pianista Teddy Wilson y el vibrafonista Lionel Hampton. Charlie Christian sería el siguiente.

En agosto del '39, por tanto, hizo una audición para Benny Goodman en L.A. Inicialmente, la vestimenta de Christian hechó para atrás a Goodman, pero en cuanto empezaron a tocar una jam, el talento del guitarrista se hizo evidente. Goodman contrató a Charlie para su recién formado sexteto, que cambiaría de formación constantemente, pero Christian fue miembro permanente.

Con toda la lieratura que hay sobre el Jazz, te puedes tirar blogs enteros sólo contrastando versiones diferentes. La más fiable parece la que os he contado, pero a la segunda vez. Me explico: .

Según el propio Charlie, ninguno de los músicos de la jam habían quedado satisfechos. Aquella noche el combo de Goodman actuaba en el TeatroVictor Hugo. Y el productor John Hammond, junto al contrabajista de Goodmtan, Artie Bernstein, totalmente convencidos del inigualable talento del guitarrista, se puede decir que "le metieron un gol a Benny", llevando a Charlie al Victor Hugo, y "plantándolo" en el escenario después del descanso. A Gooodman no le hizo ninguna gracia ver allí a Charlie, así que le dio una segunda oportunidad, con trampa. Sugirió empezar con “Rose Room”, una canción que suponía que Charley no conocería, y por esas afortunadas casualidades del destino, Christian había estado trabajando sobre ella : ¿El reultado? 48 minutos de Jam Session, 24 coros de Charlie sin repetirse, y contrato fulminante, iniciando sus años de gloria.

Y aquí lo dejamos por hoy, con un Charlie Christian que ya ha tocado el cielo goodmaniano. Nos falta su estancia celestial, o bien dejarlo aquí, como se refería  John Hammond a lo ocurrido tras conseguir que Goodman fichara a Christian: "El resto es historia". Historia que contaremos mañana, os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario