lunes, 7 de noviembre de 2011

(y seguiré pagando mis deudas con el delta - VI ) ISHMAN BRACEY, BUKKA WHITE , FURRY LEWIS: para ser una leyenda hay que morir joven

Tres biografías, con ligeros puntos de conexión, que las he elegido para intentar demostrar que el mito de Robert Johnson es eso, sólo un mito creado por la juventud de su muerte y las circunstancias que la rodearon. No voy  a negar la virtudes de RJ, pero esas mismas o incluso mayores, las tuvieron muchos Bluesmen de la misma época o anteriores. No me malinterpreteis, me gusta mucho Robert Johnson, pero no veo en el la maravilla que parece ver todo el mundo. Es un buen guitarrista (no tanto como se dice, hay muchos mejores), un gran cantante (sobre todo), y un gran compositor, pero lo mismo se podría decir de los 3 citados y de varios más. Lo que pasa es que me "carga" la leyenda, sobre todo cuando está sobredimensionada.

Empezando con Ishman Bracey, su carrera artística abarca sólo los años '28 y '29, no tuvo ningún exito, y sólo dejó grabados 16 temas -14 según otras fuentes- y alguna toma alternativa (15 temas y 4 "alternate takes" nunca antes editadas tengo yo en el doble LP editado por Monk). Dicen que hay dos temas más grabados para Paramount, pero nunca han aparecido. Si hubiera muerto en un tiroteo en 1930 sería LA LEYENDA del Blues, pero incluso la oleada de re-descubimientos de los '60 le pasó por alto, y murió en 1970 en pleno anonimato. No son muchos los datos biográficos que se conocen de él: Nació en Hinds Country, Mississippi, y su estilo musical es arquetípico del delta, reconociendo haber aprendido casi todo del desconocidísimo Rubin Lacy. Ishman grabó sus primeros temas con la ayuda de Charlie McCoy a la segunda guitarra y luego con los "Ishman Bracey and New Orleans Nehi Boys", añadiendo simplemente un clarinete y un piano. Su abandono de la música, como en decenas de casos, fue debido a la gran depresión. En 1950 se refugió en la iglesia, adoptando sin reservas el gospel como forma de expresión musical. Llego a ser ordenado pastor, y murió en su casa en 1970 al sufrir un colapso
Las copias originales de los 78s de Bracey están entre las piezas más buscadas y valoradas por coleccionistas de Blues. No hay sitio en el panteón de estrellas (ni siquiera en el de los más conocidos) para alguien así.

Walter "Furry" Lewis, así como Bukka White, ejemplifican el ejemplo contrario: fueron redescubiertos en los '50-'60, y se les acabó toda posibilidad de ser leyendas. Pero sus historias serán contadas esta tarde o mañana, que no sabeis lo que tuesta andar buscando referencias aquí y allá por internet. Menos mal que tengo la biblia de las biografias de blues, el libro de Keith Shadwick "Keeping the faith: the best of the best in blues" un libro de formato enorme, 420 páginas, y al menos reseñas biográficas de más de 300 bluesmen...de los que no conozco ni a la mitad o por ahí!!!! (frustrante y a la vez estimulante).

HASTA LUEGO!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario