sábado, 10 de diciembre de 2011

EL SONIDO

Esta columna, como ya imaginareis, procede de la muy reciente titulada "Brevísimo apunte sobre las tradiciones africana y europea"... y de la de ayer: "¡¡el sonido, idiota, el sonido!!" Y de las sesiones que me estoy metiendo de Bluesmen del delta, uno tras otro. El detonante fue cuando el otro día escuché, para descansar de tanta "antigüedad", el primer CD del doble recopilatorio del 30 Aniversario de Blind Pig. Todos los artistas me sonaban iguales!!! (salvo Elvin Bishop). Voces diferentes?, sí. Estilos diferentes?, sí. Diferentes formas de tocar la guitarra?, sí. SONIDO, IDÉNTICO.

Es un error que las grandes discográficas de Blues (estoy pensando en concreto en Alligator y Blind Pig) llevan años cometiendo. Ahora que tenemos tecnologías que nos pueden hacer sonar a un bluesman tanto a Charley Patton como a Depeche Mode (otra banda que adoro), estas discográficas se fijan en que sea reconocible el sonido de la discográfica y no el del artista. Hay artistas que merecen sonar más "antiguos", otros más "modernos", unos más "guarros", otros más "limpios". Se podrán discutir los intentos de Fat Possum de darle un revolcón al Blues, pero está claro que no vas a confundir a Junior Kimbrough con R.L. Burnside, porque, hagan lo que hagan, tienen sonidos diferentes.

Y esto es responsabilidad de productores e ingenieros de sonido. Si Alan Lomax, con unos medios que hoy llamarían a risa, consiguió grabar a múltiples bluesmen que eran reconocibles entre sí por el -insisto-sonido, que ahora no me vengan con gaitas de que hoy en día no se puede hacer. Todo consiste en grabar en el estudio al grupo TAL Y COMO SUENA, y no llevarlo a unos parámetros estilísticos deseados por la discográfica.

Escucho habitualmente producciones de Alligator y Blind Pig, porque la nómina de artistas es impresionante, pero no puedo evitar pensar, a la quinta o sexta canción "...lo bien que le quedaría aquí un sonido de guitarra a lo Elmore james..."

He escuchado con atención multitud de estilos a lo largo de mis ya no jóvenes 44 años (45 en Enero), y tengo claro que al Blues, cierto grado de suciedad le es innato, las producciones demasiado limpias lo asesinan. Como tampoco a un grupo de Sunshine Pop le vas a hacer sonar como The Gun Club, porque lo destrozas

Es cuestión de gustos, lo sé, pero por supuesto creo tener la razón, y pienso que una discográfica de Blues con productores especializados en el Garage, sería la reostia!!! (Fat Possum parecieron llevar un camino así, pero ahora ya no sé a qué se dedican, y creo que ellos tampoco)

Sólo me queda desear que constantemente surjan revolucionarios del Blues, blancos o negros; y que sin duda surjirán, porque el Blues ya ha entrado en la inmortalidad.

ABRÍGUENSE BIEN, QUE RASCA!!!

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. El sonido, por ejemplo, de Alligator es totalmente enlatado y empalagoso. Yo también tengo varios cds suyos, claro, porque los hay muy buenos, pero desde luego la producción siempre es la misma: mala y sin sustancia. Una pena.

    ResponderEliminar
  2. A proposito del lobo que mencionábamos hace un par de columnas, no sé si conoces la anécdota de las artimañas que se traía Willie Dixon con las canciones para Muddy o para Wolf: cuando estaba totalmente convencido de que una canción era para Muddy, se la enseñaba a éste pero diciéndole "Mira que pedazo de canción he escrito para Wolf", y viceversa. Los celos hacían el resto, y todos tan contentos y Willie más, jaja.

    ResponderEliminar
  3. Sí, en alguna parte había oído eso. Willie sabía como manejar el negocio... al menos a su manera.

    ResponderEliminar