sábado, 7 de enero de 2012

Creo que se nota bastante que me gusta la burricie en el Blues:

puede ser influencia de mi pasado cuasi-heavy, del primer disco de Blues- Rock que escuché (el ultramencionado en estas páginas Stage Struck de Rory), o de que a cierta edad te das cuenta de que el R'n'R y el Blues, o son sucios o no son nada. Una pena haber perdido contacto con mis colegas garajeros de los '90, porque ahora tendría material a espuertas, y gente con la que hablar. Pero los emparejados tienen hijos...y la pandilla se desmembra.

Además, ellos también estaban convencidos de que cualquier futuro que le quedara al Rock pasaba por alguna suerte de vuelta a algún tipo de Blues. Supongo que a estas alturas también habrán caido en las redes de Fat Possum, porque esos no eran de los que dejarían la música por los pañales.

ULTIMA HORA: Me ha entrado el toque de nostalgia tremebunda y les he llamado por teléfono. Calidisimo recibimiento, y encima dos de las parejas estaban juntas, o sea que  he matado dos pájaros de un tiro. Ya hemos quedado en hacer lo posible por vernos, y seguro que lo cumplimos. Cuando ha habido muchísimo cariño es dificil que el tiempo lo rompa. Y encima la obsesión musical une mogollón. Y además resulta que Larry, que era "mi favorito" en la pandilla, está tirándose al Hard setentero, que era "mi terreno", y yo al garage, que era el suyo. EMOCIONADÍSIMO POR LA CÁLIDA ACOGIDA ESTOY!!!!

Volviendo a la necesaria suciedad en la música, hay artistas que sin embargo necesitan sonar "limpios", y estoy pensando en los casos de B.B.King o Lucky Peterson. Su estilo de Blues requiere claridad y nitidez, y sobre todo en los punteos. Pero en general, y desde el delta, una guitarra manchada y una voz jodida son intrínsecos al Blues. Pero tampoco puedes estar todo el día escuchando eso, así que de vez en cuando un "alligator" sienta de p.m.

SAY IT LOUD, I'M DIRTY AND I'M PROUD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario