martes, 3 de enero de 2012

Un hombre negro tocando en una esquina...

....una guitarra acustica con "cuello de botella", una guitarra acustica que suena como 100 eléctricas. Y una voz profunda, potente, rota, desgarrada. Desgranando Blues añejos, del Delta, haciéndolos sonar como si se hubieran escrito mañana. Mientras puedas encontrar esta escena en una esquina de tu barrio, esta ciudad imposible y aberrante tendrá un rinconcito en el que refugiarse. Cada día somos más los que nos dejamos abducir por esa música casi centenaria. Yo, que por fortuna tengo todo el tiempo libre del mundo, paso 2 horas por la mañana y otras dos por la tarde empapándome de cada lick, de cada inflexión de su voz, de su repertorio siempre cambiante. Fuí uno de sus primeros fieles, y ya hemos mantenido alguna conversación delante de un vinito. Era profesor de Ciencias Físicas en la Universidad de Philadelphia, y lo dejó todo plantado para venirse a recorrer Europa. España era su principal objetivo, y aquí esta, piensa permenecer un par de semanas más en Vigo y luego recorrer Coruña, Gijón, San Sebastian...ir poco a poco circunvalando la península. Yo le doy algunos consejos acerca de donde puede sacar más dinero, y tener el mejor clima (no ha elegido la mejor época para el norte, precisamente).


Nosotros seguimos con nuestro ritual, y somos cerca de 100 las personas que cada tarde nos juntamos alredor del hombretón y su guitarra. 4 ó 5 nos quedamos con él mientras recoge y nos vamos  tomar el vinito que ya se ha convertido en habitual. Nosotros, aparte de darle algunos consejos sobre el carácter de las personas y el clima de cada sitio de este país artificial, nos limitamos a escucharle. Ha tocado y conocido desde a jovenzuelos como Kenny Wayne Shepperd hasta a viejas glorias como Furry Lewis. Pero no tiene nada grabado, ni en solitario ni en colaboración. No cree en la música grabada, piensa que tiene que ser obra del momento, y por tanto irrepetible.


Un día no vino, al siguiente tampoco...al tercero ya sabíamos que el sueño había desaparecido, habíamos vivido en el Delta durante casi un mes, y se acabo...ni despedidas, ni teléfonos, ni e-mails, casi mejor asi...

Lo peor de todo esto es que no hay negros de voz portentosa en mi barrio, sólo hay tiendas que cierran y ancianos en los bancos...

2 comentarios:

  1. autentico blues coas suas ervas
    ao vivo na nosa cidade
    i eu que mo perdin
    moitas graciñas por compartilo
    e pequena bronca por non facelo antes
    unha aperta
    pipas

    ResponderEliminar
  2. No hay bronca, Pipas, es un relato imaginario, no hay nada verdadero en ello, ojalá lo hubiera...

    ResponderEliminar