domingo, 5 de febrero de 2012

LUCKY PETERSON : el retorno por la puerta grande.


Escribo esto como "fan fatal" que todavía ni ha escuchado "Every second a fool is born", del 2011. Y es que el material deseado se acumula y uno no puede con todo. Parece que Lucky tiene prisa por recuperar el tiempo perdido, esos 6 años que pasó abducido por esa secta a la que pertenece (o pertenecía, espero) y no grabó casi nada en estudio, un par de colaboraciones esporádicas. El 2009 hubo signos de recuperación, cuando grabó el disco a medias con su hermana Tamara, y en el 2010 nos cura el mono sacándose de las manos 2 discos fabulosos, uno prácticamente en acustico y otro totalmente eléctrico.

Del acústico os quiero hablar, por suponer una "rareza" dentro de su catálogo, y porque es espléndido

LUCKY PETERSON  You can always turn around (2010)

Si abres un disco con una versión de "Dust my broom", o eres un suicida, o tienes claro que el resto del material va a estar más o menos a la altura. Y lo está. Se trata todo de versiones salvo un tema co-escrito con su hermana.
En cuanto al formato, se acompaña básicamente de una base de bajo y batería, y él toca una guitarra acustica de un sonido muy especial. No soy músico, y no puedo intuir el modelo, pero que no es una guitarra acústica convencional lo tengo claro.
En "Statesboro Blues" nos regala con una  fantástica slide guitar, en "Trouble" se acompaña él mismo al piano (recordemos que es también un gran pianista), y es probablemente la mejor interpretación del disco, al menos a  mí es la que más me emociona. Y en "Atonement" enchufa la guitarra y nos deja extasiados con su habilidad con el instrumento, con un solo inicial cortito y uno largo y tremendamente impactante al final. Es el único tema eléctrico del disco, y sirve como "refrescante" a la altura que está, justo en la mitad de la rodaja. "Four little boys", co-escrito con su hermana, es un tema mitad hablado, mitad cantado, con la colaboración de Tamara en el estribillo...y así sigue el disco, maravilla tras maravilla, acabando con una versión  del Think de Curtis Mayfield, donde se dobla a la acústica y la eléctrica (como en algún otro tema del disco), y supone un delicioso y lento final de "hasta luego, chicos"
Llama la atención lo que ha engordado y avejentado este hombre, pero es que han pasado 20 años desde "Lucky Strikes". Aún y todo, sólo tiene 48 años y aparenta muchos más. En cualquier caso, es su voz la que llama la atención, pues ha ganado mucho en profundidad, en matices, en madurez, en seguridad, y sobre todo ha adquirido la rugosidad de un barril de Whisky envejecido. En definitiva, ha ganado muchísimo en "Blue".
Si se cuida un poco ese sobrepeso y sale de la secta en la que andaba, un hombre en su mediana edad, y a este ritmo de producción,  nos puede dejar aún un par de decenas de maravillas, y retirarse tranquilo con una carrera intachable (creo que ya dije por ahí que consideraba a Lucky Peterson el verdadero gigante de nuestros días, y me sigo manteniendo en ello). Es un rey sin corona, pero el tiempo se la colocará. Tenemos Lucky para rato si no recae en una de esas estrañas sects que son plaga en los USA. Hoy en día estamos viviendo un 'boom' brutal de fantásticos intérpretes de Blues-Rock cañero, pero en el "mainstream", en la escuela de Albert King, no hay otro como él.

Las 2 próximas columnillas (no sé cuándo serán, con 3 blogs me hago el rabo un lío -rabo de diablo, no seais malpensad@s) las dedicaré al disco del 2010 que me falta por comentar, y al del 2011 si lo consigo antes.

Os dejo unos videos, de más mayorcito y regordete a mucho más joven y esbelto. El primero, haciendo patria, es del festival de Blues de Bejar del año pasado. (y yo pensaba que Tamara era su hermana y es su mujer. ¡Por Dios!, Que buena está!)







                                     


STAY TUNED FOR MORE GOOD BLUES!!!

2 comentarios:

  1. Varias cosas, primero, quieres creer que ando hasta pelín ansioso esperando esa reseña de la Caja de G. Mitchell?.

    Sobre Lucky no sé prácticamente nada de su vida privada, lo de la secta es un handicap seguro, por ejemplo Prince era divertido y genial hasta que se metió en los Testigos de jeov_á. Estas cosas no suelen ser buenas. Pero aparte de eso me parece un músico muy disfrutable, de lo mejorcito que tenemos hoy en día. Por ejemplo su voz me apasiona, me parece sobresaliente.

    El problema es que yo ahora (y muy por culpa de esa caja de F. Possum) ando que voy directo al hueso, no quiero envoltorios ni arreglos, no quiero producciones brillantes, quiero -necesito- honestidad y autenticidad.

    Cuidaté tio...

    ResponderEliminar
  2. Pues haz tu mismo tu propia reseña, no va a ser mejor ni peor que la mía...De hecho no tengo muy claro como enfrentarme a un artículo sobre un caja de 7 CDs, y además está el importantísimo -para mí- factor de que a muy duras penas puedo leer las breves biografías de los artistas que contienre el libreto. Creo que es un tipo de letra demaiado pequeño para todo el mundo, pero para un gafotas desde los 11 años, miope, astigmático y ratón de biblioteca...me supera...

    UN ABRAZO!!!

    ResponderEliminar